Home

El cambio de vivienda siempre supone alteraciones más o menos sustanciales en los hábitos de vida diarios, en el caso de la vuelta a la casa paternal, estas modificaciones en la conducta y hábitos afectan no sólo al nuevo inquilino sino tambien al resto de los miembros de la familia que la habitan. Por ello se plantea  el seguimiento y análisis de las conductas espontáneas o establecidas que se han instaurado, para mejorarlas y evitar así la aparicón de conflictos derivados de la ausencia de diseño y/o previsión en el nuevo estado familiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s